¿Por qué debería hacerme una reducción de senos? Conoce los beneficios

Cirugía de reducción de senos
Tabla de contenido
Tiempo de lectura: 4 minutos

Tener unos senos excesivamente voluminosos puede ser una situación no deseada para las mujeres. No solo es una cuestión estética, a la larga, el peso de los senos puede provocar problemas de salud que hacen considerar una cirugía de reducción de senos, o mamoplastia de reducción.

Hoy te contaremos todo lo que debes saber sobre la mamoplastia de reducción de senos para que consideres si es la opción más adecuada a tu caso particular.

¿Qué es la cirugía de reducción de senos?

La mamoplastia de reducción es una cirugía que se realiza tanto a mujeres para tratar la hipertrofia mamaria, como a hombres para tratar la ginecomastia o un pecho masculino inusualmente grande.

La cirugía se realiza para eliminar el exceso de tejido adiposo en los senos y a combatir la flacidez. Además, el cirujano puede alterar la forma de los senos para que sean más pequeños, corregir asimetrías, reducir la flacidez, levantamiento de busto para que luzcan más firmes y rejuvenecidos.

La alternativa más común para la cirugía de reducción es la liposucción, con la que se eliminan los depósitos de grasa no deseados. Este procedimiento se recomienda cuando no se necesita combatir la flacidez o la pérdida de elasticidad en la piel y solo se quiere reducir la acumulación de grasa.

Para reducir y modificar la forma del seno se realiza una reducción vertical, con una incisión en forma de T invertida para disminuir la asimetría y corregir la flacidez en las mamas. En este caso, el cirujano hace tres incisiones alrededor de la areola y hacia abajo, hasta el pliegue por debajo de la mama, por donde se extrae tejido mamario, grasa y piel sobrantes. Se trasladan el pezón y la areola a una posición más alta para remodelar el seno y se cierran las incisiones con puntos de sutura.

En mujeres que tienen implantes mamarios y quieren tener un pecho menos voluminoso, pueden cambiar los implantes por unos más pequeños y que se adapten mejor a su constitución y estatura. Incluso se pueden usar los implantes redondos o de gota en las cirugías de reducción para dar una forma más estética al busto.

En algunos casos, la mamoplastia de reducción se realiza en conjunto con una liposucción o lipoescultura para extirpar el exceso de grasa en la axila, espalda, debajo del brazo y en la parte superior del busto.

Beneficios de la cirugía de reducción de senos

Apto para mujeres y hombres

Como mencionamos, la mamoplastia de reducción es un procedimiento apto tanto para hombres como para mujeres, quienes pueden combatir un problema estético que les cause incomodidad, inseguridad y dificultad para encontrar ropa que les guste.

En el caso de los hombres, suelen ser blanco de burlas debido a la ginecomastia, y esto les causa muchos problemas de autoestima e incluso trastornos sexuales al sentirse cohibidos de mostrar su cuerpo.

Resultados satisfactorios

Con una cirugía de reducción de senos se puede reducir de 300 a 1500 gramos por cada seno. Las cicatrices son mínimas y van disminuyendo su apariencia con el paso del tiempo, hasta llegar a ser imperceptibles en muchos casos.

En caso de combinar la mamoplastia de reducción con una lipoescultura, se puede tener una figura más estética y menos voluminosa, que da una apariencia más joven y revitalizada.

Menos dolores de espalda y cuello

Los senos muy voluminosos y pesados se relacionan con dolores de espalda y cuello por el peso excesivo que cargan y que aporta presión adicional a la columna vertebral.

Beneficios de una reducción de senos

Usualmente, la sobrecarga en la columna provoca que las mujeres adopten posturas para sentir menos molestias por el volumen de sus senos, y esto provoca dolores de espalda que a largo plazo pueden convertirse en lesiones cervicales y dorsales o incluso una escoliosis o curvatura en la columna.

Más tallas de ropa

Si bien el problema de la falta de tallas de ropa no parece relacionarse con la salud, sí agrava las molestias.

Por un lado, la incomodidad de usar prendas más pequeñas de lo que se necesita, con tirantes que se entierran en la piel y causan rozaduras. Por otro lado, un sostén muy ajustado dificulta la vascularización en la zona, lo que a largo plazo puede atrofiar la glándula mamaria, que puede lucir caída, flácida y sin tono muscular.

Falta de tallas

Si bien la falta de opciones de sostenes no parece un problema de salud, sí puede causar mucha incomodidad, ya que las mujeres con un busto muy grande pueden requerir tallas extra tanto en la copa como en la medida de la espalda, lo que agrava la molestia e incomodidad, al tener que usar prendas más pequeñas de lo que necesitan, sostenes sin varilla de soporte, tirantes que se clavan en los hombros y causan rozaduras.

Además, los sostenes demasiado ajustados dificultan la vascularización de la zona, provocando a largo plazo una atrofia de la glándula mamaria, lo que conlleva la caída de la mama, flacidez y pérdida de tono muscular.

Apariencia más simétrica y estética

En general, el cuerpo humano no es simétrico ni perfecto. Pero una cirugía puede dar una apariencia más equilibrada, simétrica y con la que las personas se sientan cómodas al verse en el espejo.

Como especialistas en cirugía plástica, sabemos que tu apariencia y tu salud te importan. Por ello, te invitamos a contactarnos para más información sobre la cirugía de reducción de busto, además contamos con otros procedimientos como abdominoplastia, aumento de senos, cirugía de mentón, cirugía paladar hendido, reducción de senos precio, liposucción, aumento de glúteos, rinoplastia y más. Nuestro cirujano plástico CDMX está listo para atenderte a través de WhatsApp y de los medios disponibles en nuestra página web.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *